Mi lista de blogs

lunes, 19 de enero de 2015

CINEMAGINANDO

Me acomode como pude en una desvencijada y raída butaca, heche
un vistazo a mi alrededor, la sala estaba vacía, cosa que me resulto muy
extraño, ya debería haber sospechado algo al ver la vieja y sucia fachada del
edificio, la puerta casi arrancada de sus picaportes y nadie en una taquilla
cerrada, pero tampoco me importo demasiado,me apetecía ver una película,
un corto en este caso, a pesar del aspecto desolado del cine, estaba programado
para ese día y a esa hora y entre, así, sin pensármelo, llegue justo a tiempo,
comenzaba el corto,un personaje intenta proyectarse en un proyector
de imágenes para escuchar su futuro, surge una escena de la película alemana
del año 1932, Vampyr, aquella en la que uno de los actores es trasportado
en un ataúd en el que una pequeña obertura cuadrangular,a modo de pequeña
ventana, deja ver su rostro con sus ojos muy abiertos,mezcla de espanto y
horror, atrapado en una carcasa de la que no puede escapar, sobresaltado y
sorprendido descubro que el rostro del personaje que esta metido en el ataúd
es el mío, pero tampoco me importa demasiado, me acomodo bien la espalda
en la desvencijada butaca y sigo mirando,el personaje apaga el proyector de su
imaginación y vuelve a la realidad.
Un aroma dulzón y agradable de detergente y ropa limpia se escapa
de una lavandería reconfortándole gratamente, unos niños juegan al
futbol en una plaza redonda recordándole cuándo el lo hacia de niño,
sonríe nostálgico.
Anda, callejea, pasea solo, esta solo,sobre fondo negro en letras blancas:
- se dice a sí mismo-
¨ en el fondo, tal vez,
es una decisión,
una elección, mi elección, mi decisión¨ .
Entra en un parque, sintiéndose atrapado por el bosque de arboles, el olor fresco
e intenso de la tierra mojada lo acoge con humilde hospitalidad,
lo aspira profundamente y se enamora de su fragancia.
La pantalla se funde en negro y poco a poco, en un círculo que se
agranda aparece otra escena.
En la tienda de los corazones rotos se toma una cerveza y recoge el
suyo que empeño tiempo atrás, empeñado el en amar a ciegas y
ser amado sin razón, su corazón está más que loco él, pero siempre lo
sigue. Sincronizado con la voz del personaje, con sonorización
estereofónica, los dos en una sola voz resonando en la vacía sala,
exclamamos en voz alta:  ¨ Pensar es patrimonio de los pensadores,
no soy un pensador,soy un impulso que rueda y rueda sin querer
que su rodar pare ¨.
Sale de la tienda de los corazones rotos, está atardeciendo y va a
despedirse de unos amigos que visito el día anterior, son unos burros
que están en el prado de una casuca mezclados con la ciudad, cercados
por una verja de alambre de espino metalico, rodeados de edificios
donde viven personas modestamente humanas y en un bar en la esquina.
Los llama, pero no van, el más grande, a lo lejos, lo mira y rebuzna
alto, fuerte y contundente, lo hace varias veces, el se lo toma como
su despedida, - adiós, burrito -hermoso animal de mirada dulce que se
dejó acariciar por su mano recibiendo con gratitud su desinterasado cariño.
Fundido en negro y un circulo que se agranda........
Se marcha hacia otro lugar, pero no es una despedida, es un hasta luego.
el círculo se va haciendo pequeño.......
                                               FIN
Se apaga la pantalla y las luces de la sala, a oscuras, tanteando butacas,
salgo a la oscuridad de la noche, me lio un cigarro, lo enciendo y me
marcho hacia otro lugar, pero no es una despedida, es un hasta luego.
                                               FIN




sábado, 27 de diciembre de 2014

EL NIÑO QUE CONTEMPLA LA NADA.





 ¨ LA PAZ DE LOS MUERTOS ¨

Un sauce llorón contempla como lo contemplo,
preguntándonos cual de los dos es el ser vivo
más extraño, el sauce llorón dice que soy yo,
y estoy de acuerdo con él.
Piedras al margen del rio, sobre verde y fresca hierba,
me hablan con la elegancia y saber estar de milenios
de milenios, asiento con la cabeza a toda su sapiencia
e intento contestarles con la misma elegancia y saber
estar, pero no lo consigo, solo soy un recien nacido en
su reino petrificado.
Un colchón de hojas otoñales me invitan a
tumbarme en su camastro de azar, lo rechazo
con cortesía mientras el sonido del rio, en
silencioso murmullo, observa mi rostro.
Todos ellos, el sauce llorón, las piedras, las hojas
otoñales y el rio, me dan la paz de los muertos,
cuelgo mi esqueleto en la rama de un árbol y me
tumbo en el camastro de las otoñales hojas, y duermo
despierto en la paz de los muertos.



´ LA ESTACIÓN DEL OLVIDO ¨

Frio
en la estación del olvido
deslizándose silencioso
por mis huesos,
abrazándose afectuoso
a mi pecho,
lamiendo
mi espina dorsal,
arrastrándose sutilmente
como una amante
sexy y juguetona,
por mis venas calientes,
congelando
recuerdos que me hielan,
en la estación del olvido.


¨CAMINANTES EN LA VIESCA ¨

Dos mirlos
reposan en un árbol
con parsimonia natural
como reposa mi sombra
sentada en la sombra de un banco,
curvada su espalda
escribe sobre la sombra
de una libreta,
detiene su escribir
y me mira,
mira a su cuerpo,
miro a mi sombra,
mira los ojos de su cuerpo,
miro la sombra de mis ojos,
escuchando ambos
el rugir cándido
y alegre del rio
mientras el sol
nos limpia las manchas
de pasadas efímeras
vivencias.



Se levanta mi sombra
se levanta su cuerpo,
caminantes en la Viesca
fundidos en la naturaleza
como dos animales más
respirando la vida contemplativa.
Mi sombra delante,
mi cuerpo detrás.

 ¨  TRAS EL CRISTAL¨

En un cielo encapotado,
neblina
y nubes de lluvia,
la osamenta que viste
mi carne trémula
me saluda,
al otro lado de la ventana del tren,
mi destino
corre a su par
por los verdes prados,
verde luminoso
como el latir
de mis sentidos,
que traspasando el cristal
huelen el frescor
reconfortando mis ojos
en el viento del norte.
Una niña desenreda
con parsimonia infantil
el pelo enredado de su madre,
desenredando mis recuerdos
de raices muertas
que nunca nacieron.
Avanza el tren,
mi destino a su par,
lo perdió
y me sigue 
tras el cristal,
la osamenta que viste
mi carne trémula
se escapa por sus poros
diluyéndose en el fulgor
del verdor,
absorbiendo sin remedio
a mi destino.


¨AMANECERES ¨

Mis ojos colgando
en un collar
sobre mi cuello
contemplan agradecidos,
con sonrisa inexpresiva
y yerma,
verdes prados, casucas
y un valle
que rodea un paisaje esplendoroso.
Café y cigarrillos,
y vacas,
y el ruido de una llave
que abre la puerta
del movimiento de la vida,
en el despertar
de una mañana de domingo
verde y nebulosa.





 ¨ PAISAJE CÁNTABRO ¨

Flotan en limbo armonico
con el sonido placido
y tranquilo del rio Besaya,
72 kilos de carne inútil
colgados en medio del puente colgante.
Carne adoptada por el fluir
del agua helada
que refresca y limpia
las impurezas
del cansado tercer ojo,
que arranco y lanzo al rio
en un bello paisaje cántabro.




¨ EL NIÑO QUE CONTEMPLA LA NADA ¨

Bebo una copa de champagne
un sábado noche
mientras musica psicodélica
suena al fondo del pasillo
como el susurro de un eco
de épocas pasadas,
leo poemas
de Jim Morrison
que hablan de cine
y de voyeurs,
una sopa de verduras
se calienta a fuego lento
en la cocina
como mi sexo,
mi vida
y mi corazón.



Estoy solo,
así lo deseo,
no deseo que nadie
me llame,
ni pregunte por mí,
ni que me invite a salir,
nadie nunca lo hace,
pero por si acaso.

No quiero caos
de voces ajenas,
ni un mar de ojos
que se buscan
como animales
hambrientos
de vida,
que devoran,
y son devorados,
también devore,
y fui devorado,
pero hoy
no quiero eso.


Hoy quiero que nada rompa
la magia
de este
momento mágico
en el que contemplo
como un niño la nada,
y como tal,
sonrío sin motivo,
quiero este bendito silencio
en el que escucho
al animal que llevo dentro
y que me dice
que nada más quiere
ni necesita hoy,
ahora,
tal vez
también mañana,
tal vez
siempre,
tal vez.

Ni yo tampoco.

 ¨ EL SOL Y EL SILENCIO ¨

Silencio,
silencio,
silencio.
Sol,
sol,
sol.
Calor,
calor,
calor,
calor
en el silencio
y
el sol.


¨SI PUDIERA SER OTRO ¨

- Si pudiera ser otro
y no yo,
seria mejor,
seria más feliz.

Se dijo el niño.


Y con este pensar
a otro niño le pidió
ser él.
-Tu seras yo
y yo seré tu.
- y porque quieres hacer eso?
- porque ya me conozco
 y creo que no me gusto.
- esta bien, a veces también me pasa a mí.

Y así que se cambiaron
y el niño fue el otro
y el otro fue .él.



Siendo otro,
al poco,
sé hecho de menos,
se reconoció en el otro,
y se gusto.
Se conoció ahora
y no lo hizo.


Más ya no pudo pedirle
al que fue él,
cambiarse otra vez,
pues aquel que era él,
que ahora otro es,
se había marchado
saltando y sonriendo
para hacer su vida
que ahora era la suya
y que no pensaba
volverle a cambiar.



¨ PREGUNTAS ¨

Se dijo el niño:

- Cuando hablo
y me escucho hablar
no me reconozco,
en silencio,
si lo hago
y me siento libre
y en paz conmigo mismo.



- ¿Porque no somos
lo que sentimos?
¿porque no sabemos serlo
y cuando hablamos
nos perdemos
en un camino
que no nos pertenece
ni reconocemos?.

Pregunto el niño.

¨ VENCIDO ¨

El sueño me vence
y en su languidez
me dejo atrapar
por la placidez
de sus olas
de calmadas ráfagas.


Desearía vivir siempre
siendo vencido
por el sueño,
vencido por la caricia amable
de una mano invisible y primaria
que acaricia aquello que soy
cada vez que respiro.


miércoles, 1 de octubre de 2014

RETORNO AL PASADO.

Con este nombre, como el de la excelente película de Jacques Tourneur con unos Robert Mitchum y Jane Greer, inconmensurables, el hombre que no quiso nacer da titulo a esta breve entrada la cual solo tendrá estos dos poemas, como el título de la entrada, retornando al pasado púes ´ De su mano cogido ¨¨ (1986) ,escrito con 17 tiernos años fue su primer poema, al menos del que tiene recuerdo como tal....y ¨Junto a las lluvias de otoño ¨ ( 1988 )  casualmente apropiado para estas fechas otoñales, a su vez uno de sus primeros,ambos los cuales son dignos de salvarse de la verborrea de otros tantos escritos de juventud.




DE SU MANO COGIDO,
rebaño,
masas vacías de humanidad,
allí,
a su lado,
puñalada por la espalda.

No me alejo a la terrible sensación
de que nunca jamás
mi alma infectada,
aceptara afecto alguno
de aquellos
llamados humanos.






JUNTO A LAS LLUVIAS DE OTOÑO

se enmascara el sentimiento,

hábilmente escondido,

sutilmente perdido.

Y se apaga tenue la rabia

en los escalones del calendario,

surge aún más quizá

la lucha sin razón,

nadando a brazazos

sobre el mar aparentemente calmado.


Invocado es el vómito

desde un filtro,

hablan cruel las voces ajenas,

arropadas y temerosas

en los abrigos del gentío,

gastritis aguda 

carcajeando al mediodía,

satisfaciendo pausado ritmo.


Siguen firmes las guadañas

observadas desde la lejanía

siempre presente,

se regocijan los primeros fríos

en oscuras puestas del alba,

renacen lujosas sensaciones

de lujoso desprecio,

duerme despierta la pobreza,

eyacula precoz y esplendorosa

la delincuencia

en el arrebato de su impotencia,

con sencillez,

la lírica ennoblecida,

gasta para sí

sus largos últimos momentos.










                                                                                                                                                    





miércoles, 17 de septiembre de 2014

A LA SOMBRA DEL SILENCIO

´ A la sombra del silencio¨. Con ´ Tus ojos en mi bolsillo ¨ el hombre que no quiso nacer da por concluida esta colección de poemas donde desnuda su universo mental y su alma con solo poesía, la poesía es solo poesía y como dijo el poeta...Mahmud Darwix.. ¨¨la poesia bella..es un acto de resistencia ¨  y como dice el hombre que no quiso nacer,¨ la poesía es la libertad del alma ¨


¨ TUS OJOS EN MI BOLSILLO¨

Posados en mi balcón
dos gorriones
cantan por la mañana
una armoniosa melodía natural,
debajo de ellos,
las plantas brillan resplandecientes,
bellas
a la luz del sol,
susurran en silencioso lenguaje
mensajes sin palabras
que entiendo sin entender,
a medio despertar
imagino el mar,
arboles y un olivo
cuya sombra milenaria
me acuna regalándome
calma y tranquilidad,
desperezándose aun mi meditar,
bostezando aun mi pensar,
exclamo en imágenes
abrazadas por el silencio:
-Tengo todo esto sin tenerlo....
 igual que no tengo.....
 tus ojos en mi bolsillo......





´ DE NOCTURNIDAD, FUEGO Y HUMO ¨

Doy una calada
al cigarro recien encendido,
agradecido,
me arropa el alma
con un manto de discreta autoestima.
Sin ser ella,
Bette Davis se difumina
como el humo del cigarro
ahora a medio fumar,
en una lejanía tan cercana,
que alejándose parce acercase,
estrellarse,
en riguroso blanco y negro,
contra la la pantalla
de un cine irreal
en la que dos personajes se citan
en una cita secreta
a la que no acude ninguno.



El cigarro,
ya casi consumido
me dice:
 ¨ Consumete conmigo,
   esfumémonos a la calle
   donde las brasas,
   iluminadas todavía
   por la nocturnidad de las sombras,
   acarician aun el fuego
   que ya no quema
   pero arden sin fin ¨

Enciendo otro cigarro
y le guiño un ojo,
el me sonrie
y me guiña el ojo a su vez,
y dialogamos junto al fuego
que no tiene fin,
arropados con un manto
de discreta autoestima
en una secuencia infinita
que palpita vida
insultantemente hermosa.











¨ A LA SOMBRA DEL SILENCIO ¨

Tumbada mi mente en las nubes
luminosas y en movimiento,
hacen reposar en paz
el discurrir de mi pensamiento
en el vacío de la nada,
de lo que no hay,
guiándolo a una apacible
contemplación del sol,
que robando este mi calor
dibuja una semisonrisa
en el rostro de los libros
que están sobre la cama,
uno de poesía,
otro de novela negra,
ellos hablan callados
desde que fueron escritos,
hablan de la vida,
que a veces nos repudia,
y a veces nos cuida,
hablan de que el amor es silencio
y de que el silencio es sexy,
de que en silencio me aman,
y en su sombra me cobijo,
y de que podría vivir eternamente
a la sombra del silencio,
y a la sombra del silencio
del rostro de los libros
que están hoy sobre mi cama.



¨ GACELA ¨

Tal que gacela digna y elegante,
acurrucada y en cuclillas en la ducha,
su pelo mojado y liso
entre el cual sobresalían
sus ojos distraídos y profundos
que lo desnudaron.

le dijo:
- estas muy guapa con el pelo así.
Ella no dijo nada,
solo lo miro otra vez
sobresaliendo de su pelo mojado y liso
sus ojos distraídos y profundos,
que desnudaron la desnudez
que ya había desnudado
estando el ya desnudo.



 ¨ MAÑANA SERÁ OTRO DíA ¨

Brotan brotes de humildad
en la amigable alma
de un domador de versos,
que en silencio
posee a la poesía
como un amante acaricia,
besa y degusta,
saborea con deleite,
como si fuera el más sublime
de los manjares,
a su amada.
Brotan brotes en tierra seca
y aun así florecen erguidos y dignos,
sus tallos fuertes,
sus flores hermosas,
exalandó extasiadas
bocanadas de vida clara y limpia
que nunca esta hecha a su medida,
sus ropajes son la desnudez
del que no los necesita
para mostrar su elegancia,
al anochecer
se dejan abrazar y arropar
por la amorosa y generosa noche
que en silencio los ama,
mientras tal que brisa sensual
al oído les susurra:
- mañana será otro día.




¨ EL SER ¨

Acaricie su lomo
como  acaricio el lomo de un perro,
del que tuve,
del de mi hermano,
de uno callejero,
todos reciben igual
la desnuda caricia de un animal
encerrado en el cuerpo de un animal,
aquel ser estaba afligido
porque no sabía si era real,
me pregunto:
- ¿quién soy?
le dije:
- eres el que yo no puedo ser
cuando quiero serlo,
el que vive cuando sueño despierto,
el que actúa cuando hay que actuar,
el que en el continuo teatro de las mascaras
se la quita
y muestra su desnudez sin temor,
el que es valiente
cuando yo no tengo arrojo,
el que es y esta
cuando hay que ser y estar.
- ¿Pero entonces soy real
o solo estoy en tu imaginación?
la cual es tu aire,
tu sustento,
tu fuerza y tu valor,
la que te hace ser y estar,
cuando hay que ser y estar.
no supe responderle,
sin saber si busca fuera
al que no puede ser distinto de él,
o si yo busco fuera
al que no puede ser distinto de mi,
o si unido voy a el
formando un solo par de alas
como al pajaro dos alas le hacen ser.







¨ EN LO ALTO DEL CERRO ¨

La vida se va comiendo
el camino que ando,
migas de pan
le eche de niño,
y me ha seguido hasta aquí,
a lo alto de este cerro
desde el cual contemplo
la belleza de lo vivo,
de lo real e irreal,
de lo que existe y no existe,
desde el cual me lanzo al abismo
sin miedo a morir en el intento,
vuelo como un pájaro,
saludo a un tordo negro azabache,
el me devuelve el saludo.
Cierro los ojos
y despierto soñando que sueño,
dos ojos grandes, bonitos y expresivos
me miran,
los reconozco,
se cierran,
y despierto,
pero me doy cuenta
que a pesar de ello,
sigo en lo alto del cerro
desde el cual sigo contemplando
la belleza de lo vivo,
de lo real e irreal,
de lo que existe y no existe,
y sigo viendo a la vida
comiéndose las migas
tras el camino que ando.






¿ACASO HAY UN LUGAR?

Mis ojos son las ventanas
de la pequeña habitación
en la que vivo,
un candil encendido ilumina
su cara y la mía,
los dos sentados
el uno frente al otro,
miro la luna,
una luna que solo imagino,


él mira como la miro,
nos miramos después,
tímidamente esquivos,
sin encontrar un lugar
donde escondernos.
Él, que soy yo,
o quizá otro,
yo, que soy él,
o quizá otro,
o quizá,
no somos más
que las sombras
de nosotros mismos
que no encuentran
un lugar donde esconderse,
sentados el uno frente al otro
en la pequeña habitación
en la que vivo,
al lado de un candil encendido
que nos ilumina.








¨ MÁS ALLÁ DE ORIÓN ¨

A veces,
vuela más allá de Orión
sin saber donde esta
e ignorando si existe,
la puerta de Tannhäuser,
o si estará abierta
o cerrada para ella,
o si al llegar
vería
que no es una puerta,
y es solo una ventana
desde la cual
se ve una puerta
que no es la puerta de Tannháüser.




A veces,
se escapa
y brilla con Rayos-C
en la oscuridad
de su noche eterna,
y entonces,
ya no me pertenece,
y solo soy sin ser,
y tal vez soy
sin saber que soy.



En sus escapadas,
 a veces,
se encuentra con la vida,
encogida, pequeña y vulnerable,
y cogiéndola en brazos,
mirándola con sus ojos tristes
escucha a la vida
que le dice:

- Vivo sin vivir en mí,
y en ti vivo,
y vivo en ti,
como vivo en los demás
sin vivir en mí.

Y ella responde:

- Por ti vivo,
sin ti,
no soy más
que nada en la nada,
tú me das lo que eres,
y así puedo ser.

Y a veces,
mi alma,
vuela más allá de Orión,
y la espero tranquilo
conversando con la vida,
esperando ambos que regrese
y nos cuente
si en realidad existe
la puerta de Tannhäuser.



¨ ARROZ CON PUERROS Y CHAMPAGNE ¨

Contemplando
un arroz con puerros
recién hecho,
humeante,
caliente,
amoroso y acogedor,
me pierdo sin saberlo
en profundos pensamientos
que se elevan más allá
de la copa de champagne,
que se coge de la mano
del plato de arroz.


Con espontáneas formas onduladas,
el humo del arroz
se eleva hasta mi rostro
como niebla indecisa
que no consigo disipar,
tal que las imágenes
que de forma natural
surcan mi mente,
incapaz de dominarlas,
no queriéndolo tampoco.






El champagne
aposentado en una modesta
copa de plastico,
hace bailar sus burbujas,
bullen y bullen
en una coreografía
bella y perfecta
como recuerdos
que me hacen sonreír.

- Donde esta tu mente?.
Grita el arroz.
-Eh,
estoy aquí,
caliente y sabroso
para ti.

- Su mente hace tiempo
que dejo de pertenecerle,
amigo arroz.
Replica el champagne.
Vuela,
baila,
danza,
como una bailarina extasiada
en su libre expresar.





Las imágenes,
difuminándose,
se mezclan perdiéndose
con el humo del arroz,
que me mira
con ese cariño
con el que solo un niño
puede mirar,
le sonrío,
y con semblante placido
y amable,
me dispongo a comer.

; Ay!
se queja el arroz
cuando lo mastico.
; Eh!;
dice el champagne
cuando lo bebo.

Y sin saberlo,
me vuelvo a perder
en profundos pensamientos
que se elevan más allá
de la copa de champagne,
que sigue cogida de la mano,
del plato de arroz.



¨ COMO SI LA VIDA FUERA EN REALIDAD HERMOSA ¨

Una tarde,
con mi sobrina
que entonces tenía tres años,
en casa de su padre,
mi hermano,
después de comer
me dijo:
¨ Acuéstate tito
y yo te cuento cosas
para que te duermas ¨

Me tumbe
en su pequeña cama
y me hice el dormido,
fue a su cuarto de juegos,
busco una trompeta de juguete
y toco una melodía de tres compases,
¨tuturutu tuturutu tuturutu ¨
lo hacía como una especie de nana
para que me durmiera,
la acompañe
haciendo otro ritmo con la boca,
¨tutururu,tutu
tuturutu,tutu
tuturutu,tutu ¨



Y me fui
de casa de mi hermano
con una sonrisa,
como si la vida,
fuera
en realidad hermosa.

¨ LA LAGUNA ¨

Recuerdo un día
en el que tal vez
rompí la armonía
de un futuro lleno de nenúfares,
que placidamente
flotaban en una laguna
cuya agua fresca,
refrescaba mi existencia.
Tal vez,
aquel día,
apuñale al amor en un callejón
en la oscuridad
de mí egoísmo y mi dolor.



Tal vez,
no fue así,
y la armonía era desconcierto,
el futuro un fantasma del pasado
que yacía muerto
en una tumba abierta,
y la laguna
hacia tiempo que estaba seca.
Tal vez,
aquel día,
no apuñale más
que a mis propios sueños
con un puñal
que no llevaba,
ni tenía,
ni era puñal.


Tal vez,
tal vez,
la duda
me hace recordar
que la vida pasa,
y tras de si,
los recuerdos se marchan
para ocasionalmente aparecer
como nenúfares flotando placidamente
en una laguna de agua fresca.


´ SU REALIDAD ES SUEÑO ¨

De puntillas,
como un susurro
apenas perceptible,
ese animal voraz
que poco a poco,
día tras día,
nos roba
el reloj de la vivencia,
entro en la habitación
en penumbra del poeta.

Sin permiso,
como siempre lo hace,
deslizándose fantasmal y silenciosa
sobre su cama,
creyendo una vez más
que el le pertenece,
que ella es de él,
sin saber
o sin querer saber,
que para el
no es la suya,
ni el le pertenece,
su realidad es sueño
y su sueño, irrealidad,
y vencidos por el sueño
ambos cayeron dormidos,
juntos,
como cada noche.




/>



sábado, 16 de agosto de 2014

CAFÉ, VISCERAS Y NICOTINA.1997-1998

Café, Vísceras y Nicotina es un compendio de poesías escritas aproximadamente entre los años 1997 y 1998..El hombre que no quiso nacer ya había nacido y aunque en esos tiempos sabía que no había querido nacer, no era consciente de ello, tan solo con intensidad  vivía la vida hasta sus extremos sin importarle demasiado nada, ni siquiera haber nacido. En esa espiral de voracidad vital escribía y escribía, vivía y vivía, comiéndose esa vida que vivía con la misma crudeza con la que escribía estos poemas.


COMO UN REFLEJO DULCE,
añejo e inmortal,
pasa con tranquilidad mi existencia,
robando almas,
bebiendo instantes,
gozando del disfrute
del robo supremo del momento,
del detalle minúsculo
que llena intensos vacíos
en la laguna tiempo.

Y aquí,
perdido en el océano
del tenebroso universo
de lo inútil,
me pierdo esclavizado
en la cárcel
del tiempo justiciero.
Y me abandono
tal que barca a la deriva,
al incierto futuro
que planea tetrico
como la muerte,
sobre mi cabeza alterada
de infinita duda.



SERÁ DURO EL FINAL,
todos ellos
van cogidos de la mano
de un secreto
llamado muerte.
Será duro el final,
cuando comprendas
que el camino
es ya un precipicio.
Será duro el final,
todos ellos
van cogidos de la mano
de un secreto
llamado muerte.
Será duro el final.


CAFÉ Y CIGARRILLOS,
y fiebre,
penitencia,
claustro y huida.

Sensaciones anómalas
en un espacio vacío,
demonios burlescos,
ninfas perversas,
contraido mi rostro,
soledad infinita.



ENGULLIDO POR EL TODO,
la nada me parece
inmensa,
sublime.

La nada es un paraíso maldito
e injuriado
por el todo,
brutal bestia que consume nuestras almas.

La nada es bella,
su aire limpio y divino
te da lo que es tuyo
sin robarte el aliento.

En la nada soy un dios,
en el todo,
no soy nada.

La nada es un vacío
que lleno con mi alma,
el todo es un lleno
en el que nada me siento.

En la nada soy un dios,
en el todo,
no soy anda.


DE SUEÑOS ESCULPIDOS DE FANTASÍA
esta cincelada la inocencia de un niño,
vital esperanza pura e ingenua
que moldea los jardines con ternuras,
alegrías
y la belleza de lo vivo.

la triste,
irrevocable y necesaria metamorfosis,
limpiara lagrimas de sangre
que de sus inquietos ojos brotaran.
Fatal universo el de los hombres,
ridículo y fugaz destino,
de sueños esculpidos de fantasía
esta cincelada la inocencia de un niño.



SIN EQUILIBRIO,
como frágiles hojas
impulsadas por el viento,
la tempestad,
la calma
del rio de las emociones,
caminamos sin protección
sorprendentemente vulnerables
por el tortuoso terreno
de los indomables sentimientos.

Como peonzas
que ruedan y ruedan
sin lugares donde poder rodar,
como viejos caminos
mil veces explorados,
interminables de andar,
como frágiles hojas
impulsadas por el viento,
la tempestad,
la calma
del rio de las emociones.





DESEO SEXO
guarro, salvaje,
impuro,
y mis sentimientos alojaran
lastimados
el vacío del amor.

Nada como la soledad
para llenar ese vacío,
nada como el dolor
para comprender la soledad,
nada como el sexo
para engañar al amor.




ALCOHOL E INCESTO,
y la humanidad llorando
por su frágil debilidad.

Tiempo y sexo,
y las almas solitarias
mendigando ternura,
suplicando atención.

Amistad y desnudez,
y cuerpos vestidos
añorando comprensión.

Soledad y vacío,
libertad y paz,
nada de nada,
tiempo sin fin.


EN LA DESCARNADA OFERTA DEL AMOR
bailan inútiles,
estúpidas,
solas,
espadas clavadas sobre espaldas fracturadas.

En la descarnada oferta del amor
los corazones en mano temblorosa y confiada,
palpitan,
se retuercen,
sangran al contacto del orín del sexo.

En la descarnada oferta del amor
abundan,
sobran corazones rajados
donde extraños seres de bellas formas
y almas amargas,
defecan impúdicas y asustadas
en el nombre del amor.





INCONSTANCIA Y FANTASMAS
narcotizan mi realidad
desplazándome del centro de la tierra,
hundiéndome en ella
como una semilla muerta
condenada a no dar flor.

Inconstancia y fantasmas,
y retortijones de estómago,
incredulidad y desasosiego,
y la ternura violada
en un callejo oscuro.

Inconstancia y fantasmas,
y el mundo encerrado
en una caja de cristal
en un museo lejano.


EL ZUMBIDO DE LO COTIDIANO
mortifica mis sueños,
la estela de una jaqueca
entra a su lado
triunfante
en el reino de mis recuerdos.
Ambos pasan por mi lado
como eternos desconocidos,
dejándome en el abismo de mi conciencia,
de mi soledad universal,
en el abismo de mis sueños,
martirizados
por el zumbido de lo cotidiano.



Y A VECES ALCANZO
la lucidez del relámpago vital,
y siento que la vida
es muerte,
y que la muerte
acecha en mi mente
palpitando sofocante
en el aire inexpresivo.



INCRUSTADO EN ESTE EXTRAÑO VIAJE
de infinitas soledades
que palpitan vida
como larvas recien nacidas,
confieso desde mi turbulento
mar de sentimientos,
que me sobrecoge,
hace temblar mis neuronas,
la belleza superficial
de la mujer.

Mas temo,
como el tigre teme al cazador,
la profundidad de su alma,
con el temor
de encontrarme en ese fondo
tan solo
con el reflejo de mi alma,
y con ello,
con mi propia soledad.



CORAZAS BAJO LOS CUERPOS
desnudos ante la imagen,
la imagen lanza
clavada en las cadenas
de una soledad universal.
La imagen
que se desmorona
como una frágil torre de naipes,
bajo los inútiles laberintos de la mente.

Sencillos laberintos
donde reluce un suspiro,
un aliento insignificante
cuyo valor se mide
por placer de paz interior,
por sensación de evasión
de la cárcel tiempo.
Donde las corazas,
tal que en una danza de locos amaestrados,
dan vueltas alrededor de sus sexos,
cuyo olor les embarga,
los hipnotiza
en una cegadora posición conservadora
de picor,
y guarrería existencial.

Y las corazas se emborrachan de imágenes,
imágenes llenas del silencio de la mente,
imágenes que explotan
en un llanto de calladas palabras
solitarias e indefensas,
vacías por completo
de la humanidad misma,
ancladas en un egoísmo de libertad
que encuentran
en la vampirica esclavitud
de sus propias soledades.



LA MULTITUD,
lejana en mi torreón perdido,
es como un silencio impermeable
que adosado a mí,
me apadrina en su esplendor,
y así,
complacido en su seno,
aislado e incrustado
en su cuerpo,
surge mi libertad
sin temer al respeto ajeno.

LAS COSAS,
los vasos,
las sillas,
los arboles,
me parecen irreales,
como un relleno inanimado
de un cuadro basto
y sin originalidad.

Colillas en el cenicero
parecen acurrucarse
para un largo descanso,
un letargo infinito
que doy vida con mis ojos,
Inmóviles descansan
sobre un manto de ceniza.
El cantar de los pajarillos
son voces ajenas
de un mundo desconocido,
el viento manchado
pierde su vocabulario
entre estruendos mecanicos.

Las cosas,
los ventanales,
plantas,
paredes,
me parecen irreales,
como un cuadro acabado
en el que yo
soy el relleno.


BESSIE SMITH,
Bessie Smith y yo,
su voz suena
en la trastienda de la noche.
Bessie Smith,
Bessie Smith y yo,
nada más hay entre los dos,
tan solo
aire y oscuridad,
soñolencia bajo mi almohada,
y su voz sonando
en la trastienda de la noche.

Bessie Smith y yo,
solos los dos,
ella canta
y yo solo escucho,
escucho a través de mi mente,
parece una galaxia interminable,
un pozo sin fondo
donde tiene cabida
toda la angustia del mundo.
Bessie Smith y yo,
necesito amar algo,
a alguien,
mientras Bessie Smith suena
en la trastienda de la noche.
Bessie Smith y yo,
y el silencio,
y mi corazón encogido
en la trastienda de la noche.


COMO UN BASTO
recuerdo lejano e insondable,
su rostro aparece ante mí
marchito y triste como siempre lo fue.
Tal que lagrima alegre
que solloza en el abrupto matorral de la existencia,
danza con sus plumajes verde turquesa
en un entreacto de mascaras y envidias.
Rebelde solitaria de senos hirientes,
de deseos voraces,
de irrealidad caníbal.

La adore como musa diabólica
de los fantasmas de la carne,
con valor guerrero
ataque sus inalcanzables murallas de lujuria
y sucumbí
cual bufón,
en el engaño de su mirada picara,
divina,
en su ingenua genuina maldad.
Que el diablo bendiga su sexo puro
de virgen fornicadora.